1 de diciembre de 1985

AMOR

Si cogemos el Diccionario y buscamos en él el significado de la palabra amor, leeremos: Es un sentimiento que impulsa a una persona hacia otra y la hace desear su compañía y su bien.

Recuerdo todavía una Lectura de San Pablo muy significativa con respecto al amor. Más o menos dice así: Un individuo puede rezar mucho, pero si no reza con amor, poco valdrán sus rezos. Una persona podrá realizar buenas obras, pero deberá realizarlas con amor para que den sus frutos y puedan así traspasar las barreras entre lo material y lo espiritual. Estas barreras son muy densas, duras, fuertes, y no son nada sencillas de salvar; nos han sido colocadas, creemos nosotros, para separar el mundo tangible del intangible; sólo podrán acceder a este mundo invisible de lo espiritual, aquellos que realicen sus obras materiales con amor.

Tanto la iglesia católica como cualesquiera de las cristianas y también alguna otra religión, están de acuerdo cuando señalan que todas sus normas o leyes se traducen en una sola: Amarás a tu dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo por amor a Él. Este es el intríngulis de la cuestión, porque ya es bien difícil amar a Dios sobre todas las cosas, pero amar al prójimo como a uno mismo y por amor a Él, es aún más costoso, porque se tiene que poseer una capacidad de amor desbordante para que así sea y ello se traduce además en un conjunto de factores positivos necesarios para lograrlo; tales como: paciencia, serenidad, calma, negación a la envidia, comprensión total hacia los defectos de los demás, un corazón que resista las ofensas ajenas y las traduzca en bondad de amor, negación a las ambiciones desmesuradas, transmutación constante de los pensamientos negativos, y, en general, una dedicación interior intensa en pro del Amor al prójimo inmolado por Amor a Él.

El coste de lo que señalamos nos imaginamos dependerá del empeño en lograrlo, pero también sabemos que lo imposible puede ser muy posible si se desea, si se quiere ardorosamente. Todo es comenzar la cadena, pues ello inclina poderosamente; seguro que al principio no se logra, se cae, pero si nos vamos levantando y equivocando, y la idea, el pensamiento permanece fijo, todo debe ser más sencillo, más explicable.

El pilar del amor por el Amor es el motor de la Vida, porque si así no fuera ¿Qué representaría la vida sin Amor? ¿Trabajar, ganar un jornal, vivir, comer, dormir, ahorrar (si se puede), gastar el dinero, casarse, hijos? Sí, es un conjunto de hechos, de vivencias constantes y las más de las veces estos juguetes absorben totalmente nuestra vida y hacen que nos olvidemos del por qué real de nuestra existencia, que no es otro que el que hemos descrito.

Las Fiestas Navideñas son un símbolo de este Amor; quien lo desee puede aprovecharlas para desterrar odios y envidias e implantar la bandera del Amor, que aunque sea blanca, está llena de bálsamos que atenúan los dolores y que contiene los perfumes que van más allá de nuestra comprensión humana.

Con todo el espíritu, deseamos a nuestros lectores una Feliz Navidad y un Nuevo Año que cumpla los requisitos indispensables y verdaderamente necesarios para cada uno.

MENSAJE: Deseamos a todos los lectores pasen una Feliz Navidad con Amor, uniendo las palabras al corazón y aunando los mejores sentimientos entre amigos y hermanos.