1 de agosto de 1985

EN LOS AÑOS 2000 Y...

La historia del mundo se está acelerando. El progreso alcanzado en los últimos doscientos años, demuestra tal cantidad y calidad de logros científicos adquiridos, que superan a todos los conseguidos anteriormente en la historia de la humanidad.

Este progreso es técnico y científico. Algunos lo negarán y su pregunta será: ¿El progreso es adelanto? Sí, es adelanto, aún a pesar del paro, la inflación, la crisis económica y las guerras por doquier; con el progreso siempre se camina hacia delante y nos sirve de innumerable ayuda evolutiva.

Hoy no se comprende un comercio sin el correspondiente teléfono, ni una vivienda sin baño, ni una gran industria sin télex, ni su gerente sin coche. Mañana, el ordenador será insustituible, y es muy probable que pasado mañana vayamos a la Luna en viaje de ‘‘luna de miel’’.

A pesar de todo lo dicho algún filosofante podrá añadir: Sí, bien, pero el progreso no es felicidad, el progreso no significa vivir mejor. A ello responderemos: verdaderamente, el progreso no es felicidad, pero es indudable que contribuye a ella, de forma directamente proporcional al buen uso con que la Humanidad la utilice. ¡Qué pena si no fuere así!

Los progresos mentales no han sido tan numerosos como los científicos. La proporción podría establecerse de 1 entre 1.000, por decir algo, y la mayoría, aunque conocidos por ciertos sectores, son desconocidos de la gran masa de ciudadanos.

Pocos hombres y mujeres se dan cuenta del valor real que tienen los pensamientos. Poquísimas personas en inmundo de tantos millones de seres comprenden el gran tesoro que poseen, si saben encauzar y dirigir correcta y positivamente sus pensamientos. La mente, su gran soporte, debe ser controlada, para evitar que ellos se desmanden como caballos desbocados. Algún día, en el año 2000 y pico…, los pobladores de la Tierra y de otros Planetas, lo sabrán apreciar en su justo valor, utilizando las técnicas mentales más apropiadas para cada caso en particular.

1. Lograr mediante unas técnicas de visualización, lo necesario para poder vivir y trabajar con desahogo.

2. Conseguir, mediante vibraciones determinadas (pensamientos, palabras), que lo imposible sea posible, inclusive la anulación de hábitos nocivos).

3. El empleo de la autosugestión será tan comúnmente utilizado dentro de poco, que nos obliga a afirmar que será la primera técnica empleada en pro de todo tipo de logros.

4. No existirá pensamiento que de nuestra mente emane, incapaz de alcanzar lo que se proponga. El subconsciente jugará un vital e importante papel en este rol.

5. Pensamientos y palabras unidos ayudarán a superar la enfermedad a nivel individual en un abrazo con la futura dietética.

6. Lo invisible podrá ser visto.

7. El futuro podrá ser presente.

Junto con la adquisición de estos nuevos ‘‘poderes’’, nacerá la responsabilidad de cómo usarlos, ‘‘para la superación de la Humanidad’’.

Al anotar estos progresos mentales en esta Era de Acuario, comunicamos a quienes puedan interesarles, ¡y ojala sean muchos!, que ciertos grupos y asociaciones ya hace algunos años vienen funcionando en tal sentido en nuestro país, procesando cursos como el de Control Mental Silva, la Física Mental, la Sociedad Filosófica Hermética, etc.

Estas técnicas mentales no intentan de ningún modo sustituir el pilar de las religiones, ni menoscabar la propia espiritualidad que reina en cada individuo, antes al contrario, van encaminadas a establecer un contacto directo y efectivo con la Inteligencia Superior, agradeciéndole en lo más vivo este don, este instrumento precioso que es el pensamiento, y que muy pronto, cuando cada uno esté preparado, lo empleará de la mejor de las maneras.