1 de enero de 1985

GRACIAS

Una de las características más notables de los estudiantes de Ocultismo, y nos referimos a nivel práctico, no son los actos mágicos o similares, sino todo lo contrario, esto es pensamientos continuados de acción de gracias.

Ciertamente tenemos tantas y tantas cosas por las que dar gracias, que es de todo punto imposible llegar a alcanzar la lista completa: desde el aire que respiramos, la salud, la perfecta utilización de nuestros sentidos corporales, hasta el trabajo que nos dignifica y es sustento de nuestra vida y ¡por qué no! nos proporciona fatigas y alegrías. Fatigas que nos permiten entre otras cosas poder averiguar y darnos cuenta del sentido de nuestra existencia, sobrellevando y superando las adversidades.

Conocemos de varios practicantes que alzando y elevando con suavidad espiritual el pensamiento, ponen ángeles a la vanguardia de cosas y personas. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que estas personas en momentos apropiados como decíamos, de cierta suavidad y paz espirituales, que es como querer significar que en aquel instante aquélla persona goza de cierta dignificación, de cierta riqueza espiritual, diríamos, pues todos sus pensamientos son blancos y puros, es entonces cuando sitúa ángeles.

Por ejemplo, un ángel al lado de su marido, que quizá esté pasando momentos delicados de salud. Otro ángel al lado de su hijo, que está preparando unas oposiciones u exámenes. Otro ángel ante un familiar o un amigo allegado que está transitando una etapa de poco trabajo. A todo lo que quieras ver protegido, ‘‘ponle un ángel’’. Cuando te acuestes a dormir pon un ángel en cada puerta y en cada ventana. Jamás podrá acercarse nadie con intenciones negativas. Si lo intenta, se alejará rápidamente, porque las vibraciones potentísimas del bien dominan las del mal como la luz ilumina a la obscuridad. Cuando salgas dejando tu casa sola rodéala de ángeles. Siente un ángel al lado del chófer que te lleva o que lleva a tus seres queridos. Esto es el amor en acción. Pruébalo una sola vez y quedarás siempre convencido.

Todo esto que explicamos son simples ejemplos, y se pueden colocar tantos ángeles como se nos ocurran, sin tener en cuenta el número de ellos que ponemos en el éter.

Permitidnos, por favor, os expliquemos la misión de estos ángeles que nosotros como humanos no, pero sí con la fuerza y chispa divinos que todos poseemos hemos puesto en acción. Estos ángeles, cada uno en el sitio destinado, vigilará y actuará en defensa y salvaguarda con el motivo del pensamiento idealizado.

Si como nos han explicado tantas veces todos poseemos un guardián angélico, éste que citamos anteriormente viene a potenciar con más fuerza la misión del primero. No hay nada imposible. Hasta lo más difícil puede llegar a ser posible.

Esta práctica es muy recomendable efectuarla después de numerosos ejercicios ‘‘sentidos’’ de acción de gracias. Y nos viene ahora a la memoria el Poema de Gratitud, que una vez publicamos.

Ahora y para terminar os deseamos explicar cómo daba gracias un estudiante ocultista después de haber efectuado todas las acciones de gracias a las que antes hacíamos referencia:

‘‘Gracias, Señor y Creador nuestro, por todas las gracias y mercedes que nos habéis concedido, a mí y a toda la Humanidad, durante Todos los Tiempos y desde el Principio de los Principios, desde que el hombre es hombre’’.

‘‘Gracias, Señor y Creador nuestro, por todo lo recibido por Vos, en nombre de Todos los Seres Humanos y también en nombre de Todos los Reinos de la Naturaleza, que no saben o no pueden expresarse’’.