1 de abril de 1982

BALANZA OCULTA

Nuestra intención en este Editorial, es procurar expresar lo más claramente posible, el funcionamiento de lo que hemos querido llamar BALANZA OCULTA.

La nivelación del fiel de la BALANZA OCULTA en la vida del ser humano es constante. Es precisamente por esta razón que aquellos que tienen ojos y no ven, no aciertan a comprender el motivo del por qué les suceden unos hechos tristemente desgraciados, llevando a su juicio, una vida aparentemente normal. No encuentran una justificación clara y concisa de tales desgracias, y ello, por añadidura, les proporciona mayor desazón, ceguera, incapacidad mental para poder analizar con tranquilidad el caso, desesperación, obsesión, etc.

Si en nuestra vida, en nuestro cotidiano hacer, recibimos más dones de los que realmente nos hemos ganado y los ponemos en el platillo de la balanza del Haber, disponemos de unos pequeños márgenes en el tiempo y en el espacio para procurar llenar el platillo del Debe, y así de esta forma lograr que el fiel de la balanza oculta de nuestra vida quede igualado y nivelado con esta Armonía Cósmica y al mismo tiempo inflexible y justa que generalmente no podemos ver, oír, saber ni comprender.

Si fuéramos preguntados cómo poder llenar este platillo del Debe, os contestaríamos sin dudarlo un instante –y siempre con la advertencia de que es nuestra opinión–, que podría lograrse con el Amor, sí, amigos, con el AMOR con mayúsculas, amor hacia lo divino, inalcanzable pero no inaccesible, ya que disponemos de la intercesión de Grandes Maestros que a través de los tiempos nos han querido iluminar. Sin embargo, el amor hacia nuestro prójimo necesitado, es tal vez importantísimo en los momentos actuales. El amor es dar, y el dar es sacrificio y el sacrificio siempre es costoso.

Si logramos con lo señalado anteriormente, la nivelación de la balanza, no pensemos que ya todo está cumplido, craso error, pues la balanza siempre se mueve, continuamente; siempre se balancea, a veces más, a veces menos, dependerá del contenido intrínseco del valor depositado en cada platillo.

Si la exponemos a unas desigualdades motivadas por excesos, errores, ignorancias o equivocaciones, los efectos tenderán a producir una pérdida económica, moral, intelectual, de salud, o de desgracias sin más.

Entonces y siempre, las medidas a seguir son tan simples que por esto las llamamos ocultas, porque no las vemos. Ellas son: Reconocimiento íntimo y particular de los errores sufridos. Cambio radical de la línea de actuación en la vida. Oraciones. Abandono en Él. Fe-Confianza. Trabajo. Sacrificio y Amor hacia lo divino y a nuestros semejantes y dar GRACIAS por todo lo recibido.

Es indudable que debemos aprovechar la segunda oportunidad; las experiencias nos proporcionan el medio para obtener la Sabiduría. Ésta es la Meta del Ocultista.

A los que les pareciere que este Editorial, más que un Editorial es un sermón, queremos decirles que en ningún momento pretendemos marcar caminos inflexibles, ni lograr prosélitos de ninguna clase, simplemente y con la mayor sinceridad exponemos parte del fruto de nuestras experiencias.

Pensemos, busquemos, meditemos (los que lo deseen, naturalmente), el posible desequilibrio que pudiera existir en cada una de nuestras balanzas.

No olvidemos que el fiel de la balanza siempre tiende a igualarse.
No caigamos en la trampa al pensar que en esta vida hay quien recibe mucho (salud, dinero, amor, suerte) y no paga ningún tributo.
Lo que no se paga hoy; se paga mañana. Lo que no se paga aquí se paga allí. Lo que no se paga en trigo se paga en cebada, pero siempre se paga, tal es la ley.