1 de mayo de 1981

CARTA RECIBIDA EN LA REDACCIÓN DE KARMA-7

Sr. Director:

Estuve en el I Seminario de Autosuperación y Conocimiento Personal, que su querida revista organizó, y realmente me di cuenta que todo lo que estábamos estudiando y expresando, yo ya lo había puesto en práctica, a través de unas relaciones sostenidas con personas que en aquel momento me explicaron en síntesis los valores ocultos del ser.

Lo más natural y normal es aceptar las Leyes impuestas en el coloquio del Sr. Plana, leyes que realmente deben ser aplicadas por cualquier ser humano que se pare a pensar que es humano, pues considero que son leyes hechas para todo ser viviente, pero… de que estén ahí a que se pongan en práctica, todos sabemos que es difícil, muy difícil, por la sencilla razón que en muchos casos es imposible debido al SISTEMA, y digo sistema, porque realmente es en eso en lo que estamos metidos, en una forma de vivir y en un comportamiento que nos prohíbe en muchos momentos autorrealizarnos a nosotros mismos, puesto que existen unos lazos de obligación que son difíciles de romper.

Considero que yo no entiendo de Astrología, ni Quirología, ni Grafología, pero comprendo que todo ello tiene una vital importancia para conocer el comportamiento del ser humano, así como su ‘‘status quo’’ de la vida, pero que tampoco es de mucha importancia; ayuda pero no concreta. Entiendo que el curso de la vida, si uno se lo propone lo puede cambiar; ya sé que me dirá que estaba escrito pero no reflejado.

Según apuntó el señor Rovatti, lo ideal sería vaciar la mente y volverla a llenar; aquello que la copa que se tenía que vaciar para volverla a llenar de nuevo, muy bien, lógico y sencillo en parte, pero… ¡quién puede hacer cosa tan maravillosa y hermosa con la sociedad que nos rodea y vivimos! Pues sobrado y conocido es que si realmente queremos entrar en una naturaleza pura y sencilla como ella misma, necesitamos de un tiempo y de una comprensión ajenas, y ello… hoy día no es posible, ya que entiendo que esa copa no podrá nunca saciarse, por el motivo que no disponemos de ese tiempo que necesitamos.

He llegado a la conclusión de que las personas son buenas o malas porque ya nacen así, con ese signo de amor o de autodestrucción, ya que los signos del zodíaco, como el Sol, las estrellas, el Cosmos y toda esa variación de cosas, que dependemos de ellas, las marcan. Por ello, nada más tenemos que echar un vistazo al tema astrológico de Hitler; creo que su sino fue su fin y que jamás hubiera cambiado su carácter, su despotismo, su ambición, en fin, su forma de ser, porque según su horóscopo, así lo tenía escrito, de ahí que quiera significar que el comportamiento de las personas es ese, está ahí, y difícilmente se les podrá entrar por otro camino.

Esta es mi forma de pensar, mi forma de interpretar. Hace tiempo empecé a buscarme a mí mismo, entonces sin saberlo, comencé a sentir las leyes antes descritas, la del amor, la del silencio, la de los semejantes, la de la causa y del efecto, etc. No me importaba el daño que la gente me hiciera; me sentía afectado por las injusticias; acariciaba la naturaleza, era bonito, lo reconozco, pero… necesitaba una montaña cada día, necesitaba una soledad para mí solo, y ello no me era posible, pues el SISTEMA me presionaba, tal vez me dejé… lo comprendo, pero no podía hacer otra cosa.

A todos un abrazo muy fuerte, y que se repitan estos Seminarios, que permiten que por momentos te encuentres a ti mismo.