1 de abril de 1980

CIENCIAS OCULTAS NO ES OCULTISMO

Existe una gran confusión entre el significado de Ciencias Ocultas y Ocultismo.

Las Ciencias Ocultas son: la Astrología, la Cartomancia, la Quiromancia o Quirología, la Magia (en el aspecto más grosero de la palabra), y cualquier forma o sistema de predicción o adivinación que pueda inducir a una persona a conocer hechos pasados, presentes o futuros. Las Ciencias Ocultas también nos pueden dar una caracterología y tipología de la persona estudiada o analizada, e inclusive llegar a conocer las enfermedades que se nos avecinan.

El gran problema de las Ciencias Ocultas no reside en sí mismas, sino en las personas que las practican. Nos gustaría hacerlas comprender la gran responsabilidad que tienen, ya que la mayoría de ellas, ni poseen los suficientes conocimientos sobre el tema, ni la precisa evolución en sí mismas para orientar, guiar y aconsejar a la persona analizada, ya que en innumerables ocasiones hemos constatado que lo único que su subconsciente persigue es satisfacer su ego y ampliar el campo de su vanidad a terrenos más sutiles. Lo que ocurre entonces es que lo único conseguido ha sido el de abrir unos peligrosos canales subconscientes, muy difíciles de cerrar. Por otra parte, ¿cuántas personas encontraríamos lo suficientemente evolucionadas para escuchar impávidas los fracasos o las suertes que les fueran a acontecer? Amigos, no nos engañemos, ¡qué pocas hallaríamos! Y a estas pocas –por su preparación o evolución–, poco les iba a importar lo que les dijéramos sobre su porvenir.

Sin embargo, no negamos que en algún caso, las Ciencias Ocultas han ayudado –mediante la caracterología–, a corregir más de un vicio o defecto, aprovechando mejor –al quedar descubierto–, las cualidades y virtudes de cada uno y que todos también poseemos.

Las Ciencias Ocultas –o mejor dicho, los practicantes de ellas–, fueron muy perseguidos, sí, indudablemente, pero quizá no tanto como se nos dio a entender. Pensemos que en aquellos tiempos de la Santa Inquisición, lo que estaba más de moda y que fue lo que más se persiguió fue la Magia, y no precisamente una Magia Blanca, Única aceptable en la que el fin justifica los medios, y en la que el Fin es ayudar a nuestros semejantes –léase prójimo–. El mal de ojo en aquellos momentos, estaba tan al día, como hoy conducir un automóvil. También fue posible una Magia mezclada con mucha dosis de mediumnidad (provocada o no), según los casos.

Entonces, si todo esto son Ciencias Ocultas, ¿qué es Ocultismo? –preguntaréis un poco sorprendidos–. Tenemos que abandonar los Diccionarios, pues Ocultista es la persona que no practica las Ciencias Ocultas (precisamente todo lo contrario de lo que se cree). Ocultista, en la más amplia expresión de la palabra, es la persona que ‘‘practica u oculta’’ algo. Pero, ¿qué oculta y por qué lo oculta? Oculta sabiduría y la oculta, solamente cuando él comprende que la debe de ocultar. Así de sencillo.

Practicar Ocultismo es: CALLAR, AMAR, EVOLUCIONAR. El Ocultista con Mayúsculas, SABE Y CONOCE LAS LEYES (Ley del Karma, Ley del Amor, Ley de la Magia, Ley de la Vida, Ley del Servicio, Ley del Éxito, Leyes de la Salud, Leyes del Silencio, Ley de la Palabra, Ley del Verbo). Además de SABER, CONOCER y COMPRENDER estas LEYES, las EMPLEA EN LA MEDIDA DE SU SABIDURÍA Y DE SU EVOLUCIÓN, y las Leyes le responden en mayor o menor grado (esto sería ya cortar e hilar muy fino). El Ocultista sabe QUE SE DEBE A LOS DEMÁS, y que NECESITA TENER MUCHO PARA ASÍ PODER DAR MUCHO. Es Ocultista o se le llama Ocultista, porque no puede ir pregonando las Leyes a los no preparados, o sea, los oculta, de la misma manera que un padre no entregaría un fusil con balas a su hijo de cuatro años, o bien lo esconde para que no lo encuentre, evitando así un posible accidente.

Creemos que la LEY general por la cual se rige el Ocultista es la de la Evolución, porque ella significa más AMOR, más SABIDURÍA, más FE, más CONOCIMIENTO DE LA VIDA, más CONOCIMIENTO DE UNO MISMO (física, mental y espiritualmente), más DOMINIO DE SÍ MISMO, más ENTEREZA, más COMPRENSIÓN). En resumen: ALCANZAR LA SABIDURÍA A TRAVÉS DE LAS EXPERIENCIAS.